TEATRO MEDIEVAL CASTELLANO
 

Égloga de Plácida y Vitoriano
de Juan del Encina

 
   En las páginas siguientes descartaremos las teorías sobre la inexistencia de un teatro castellano. El Auto de los Reyes Magos será mucho más que una excepción, venida de fuera de la Península, incapaz de probar una tradición dramática castellana.
 
   La situación ha cambiado, gracias a nuevos descubrimientos y al estudio comparado de nuestro teatro con el románico medieval. Además, los hallazgos son siempre posibles y pueden modificar nuestro análisis.
 
   Con todo, desconocemos qué obras se destinaban realmente para la representación y cuáles eran textos para una lectura más o menos animada.

 
 

La Celestina
(Sevilla 1523)

 

   La tradicion ha señalado, entre los muchos textos posibles, los que pudieron representarse y los que no. Seguimos la autoridad de los investigadores al exponer esta visión del teatro medieval, conscientes de la provisionalidad de los datos. Esta autoridad es la que nos hace prolongar la cronología más allá de 1500: hasta 1513 para el teatro medieval y más aún para los epígonos de La Celestina.
 
   Ni siquiera de esta Tragicomedia de Calisto y Melibea, nuestra obra maestra teatral, podemos afirmar mucho acerca de su valor dramático como obra representable. Sirvan estas páginas de orientación.


 
TEATRO MEDIEVAL CASTELLANO:

 

D.Miguel Pérez Rosado.
Doctor en Filología